lunes, 17 de marzo de 2014

ESTOY EN EL CINE

Estoy en el cine
sin tener noción
de lo que pasa alrededor.
La vida
es algo que estoy mirando
desde una nebulosa.
El cansancio
lo crean
los químicos.
Camino como si flotara
en aguas marinas
sin llegar a romper las primeras olas.
Miro las butacas
que llevan
el reflejo.
El pochoclo
con los vasos vacíos de gaseosa
en el suelo
hacen crack
cuando pasa la gente.
En la pantalla
una película francesa.
La escena a la que presto atención:
Alguien  experimenta
con tubos de ensayo.
La actriz
juega con plantas acuáticas.
Me pierdo
en un viaje
abstracto.
Fin de la película.
Observo los títulos
que nadie lee.
Las luces encendidas.
Bajo escaleras.
Un bar.
Tazas de café.

Un cospel
en el bolsillo
y alguien
sonríe.


domingo, 16 de marzo de 2014

DISFRACES DE APACHE MADE IN USA

Todos los veranos
el asfalto de mi calle
tiene las pisadas
de la comparsa del barrio.
El desfile diario de los vecinos
con sus disfraces de apache
made in USA
y el sonido de silbatos
de cotillón.

Mientras las zapatillas
cuelgan de los cables
los pibes en la placita
de la esquina
fuman un porro
y escuchan a La Mona.

El carnaval encierra
la alegría cada noche,
las ojeras
y la tristeza
junto al dolor de los cuerpos
vencidos.

Al otro día
las vecinas
chusmas
barren sus veredas
juntando
cajas de vino,
puchos
y
sacan el cuero
mientras
los perros
huelen
el culo
de las preventistas.

viernes, 14 de marzo de 2014

LA MUJER Y EL PERRO MÁS VIEJO DEL MUNDO

La mujer más vieja del mundo
pasea con el perro
más viejo del mundo.
Lo lleva sin correa,
su nombre es Satanás.
La mujer más vieja del mundo
sostiene su cuerpo
con un bastón de caña
y el perro más viejo del mundo
camina haciendo ruido
con sus uñas por las veredas.

jueves, 13 de marzo de 2014

EL PAISAJE

El paisaje
está en la forma
en que nos paramos
a observar las nubes
y en la velocidad
de las hojas
impulsadas por el viento
en invierno.

miércoles, 12 de marzo de 2014

EL PUEBLO MÁS TRISTE DEL MUNDO

Subo al colectivo La Linda
pagó el boleto,
lo aprieto con la mano,
tomo asiento
y miro por la ventanilla.
Cada vez más cerca
del pueblo más triste del mundo.
La gente conversa de alguien
que se mató en el campo
luego de ver pasar al patrullero
por su casa.
El pueblo
está a medio camino del cementerio
y un puente donde en teoría
pasa un río.
Solo existe basura, restos de autos
y animales muertos.
Bajo donde termina el recorrido
y camino.
Los pinos me asesinan
con sus ramas
y los bancos de la plaza
blancos,
vacíos
me dejan ciego
con el reflejo del sol.
Todo pueblo
tiene su iglesia
éste no es la excepción.
Entro en un bar,
tres borrachos en el fondo
toman ginebra.
Pido una cerveza.
Vuelvo a la plaza,
pateo una naranja.
Nadie me conoce,
saludan inclinando la cabeza.
La gente es amable
pero nadie
podrá hacerme cambiar
de opinión
éste el pueblo más triste.

martes, 11 de marzo de 2014

LAGO ARTIFICIAL

Los patos
encerrados
en un lago artificial
comen porquerías.
Los estudiantes
abrazan libros
patean polvo
y hacen fila
en las paradas de los colectivos.
Una bicicleta
atada a un poste de luz
espera al ladrón
con su corta-cadenas.
Otro día infinito
gastado
sobre el asfalto
mirando
autos viejos,
0km
y leyendas
escritas
con los dedos
en sus vidrios traseros.

lunes, 10 de marzo de 2014

PIANOS

Viajo en trenes que arden
en la soledad de carteles
podridos de madera.
Peces
flotan en el río.
Los árboles secos,
envenenados
por serpientes blancas
emanan soledad
y espanto.
Desde el balcón
caen pianos
antiguos
que pierden sus teclas
al final
de mi cansancio. 

jueves, 6 de marzo de 2014

POST-CARD






Ésta es la primera, la idea es que sea breve, tal vez muy breve para respetar una post-card
El mundo me lleva varios cuerpos de ventaja.
No lo quiero alcanzar.
En los últimos años leí varios libros de Enrique Vila Matas, citaré sólo algunos:
Suicidios ejemplares
Lejos de Veracruz
Bartleby y cia
Hoy en poquitas líneas hablaré de Dietario voluble.
Hermoso libro del escritor de Barcelona que apenas lo tomás con tus manos, la mente lo atraviesa, es similar a que Enrique te parezca un amigo que te va leyendo sus cuadernos personales, impresiones y su amor por sus héroes literarios.
Kafka lleva todos los caramelos por ganar.
Si tienen deseos de leer cien libros en uno es la oportunidad
No se lo pierdan!

Barrio Alberdi